Análisis Técnico vs Análisis Fundamental

Hoy comenzaremos por definir los dos tipos básicos de análisis en bolsa, que constituyen el bloque en el que dirigir el futuro de tus estrategias: Análisis técnico y Análisis fundamental.

No hay uno mejor que el otro, ni elegir uno excluye elegir el otro, puedes estar realizando ambos análisis para el mismo valor, y tomar tus decisiones en base a uno u otro, o combinándolo, o bien reforzando una teoría de uno con el resultado del análisis del otro.

Mi experiencia personal, comencé por el análisis técnico cuando estudiaba series temporales en la carrera, me llamó la atención, porque las cotizaciones de los mercados son series temporales.

Luego estudié análisis fundamental y me trajo bastantes beneficios. Posteriormente he ido combinándolos.

La idea básica es que el análisis fundamental te resulta atractivo para grandes beneficios en el largo plazo, y el charting, o análisis técnico, te puede resultar interesante a cualquier plazo: largo, medio, corto, o intradía. Aplicar fundamental en intradía no es posible.

Veamos qué es cada cosa, y así entenderemos por qué.

Análisis Fundamental

Antes de entrar a definirlo, veremos qué es el subyacente.

Aunque suele utilizarle para derivados, hablando siempre de los activos subyacentes, podríamos definir el subyacente como la referencia sobre la que se basa un valor. Es decir, el subyacente de la cotización de Telefónica es la empresa.

De esta manera podemos decir que el análisis fundamental intenta calcular el valor real de un título, el valor que produce el subyacente para ese titulo, mediante la comparación del resultado del análisis de los balances con el valor de mercado. De esta manera intenta determinar si la cotización en un momento dado está infravalorada, con la expectativa de apreciarse a lo largo del tiempo y en la evolución del progreso de sus balances.

Esto es, utilizando los balances, resultados, proyección de mercado, clientes, ventas, amortizaciones, deuda, beneficios, etc y en relación a la cotización, obtener unos parámetros homogéneos que permitan comparar con el resto de subyacentes del mismo sector, y su evolución, para identificar cotizaciones infravaloradas.

Si por ejemplo, nos resulta que las cotizaciones de un valor están infravaloradas atendiendo al parámetro de beneficio por acción, comparándolo con el resto de BPA de otros valores del sector, nos resulta interesante adquirir acciones con la esperanza de ver compensada la infravaloración a lo largo de la evolución, y producirse un alza de la misma.

El análisis fundamental fue introducido por el londinense Benjamin Graham y el analista financiero norteamericano David Dood, en el año 1934. Este tipo de estudio permitirá evaluar el riesgo financiero de las empresas a partir de un análisis del entorno, mediante el cálculo de ciertos parámetros clave y la valoración de los subyacentes. Es decir, calcular el valor de las propias empresas que subyacen bajo la cotización del título en el mercado.

Por tanto, este análisis no se basa en las tendencias de mercado, ni observa las gráficas, ni la evolución de la cotización. No tiene como referencia las series temporales, solo tiene interés en lo bien que funciona la empresa bajo el título, y el precio de su cotización, para estudiar si está infravalorado o no.

En este análisis veremos cómo por ejemplo, si Adolfo Dominguez reduce sus pérdidas y aumenta su Ebitda esto nos está dando una señal positiva sobre el precio de la cotización si no ha variado, a pesar de estos parámetros.

Análisis Técnico

Por contra, el análisis técnico realiza un estudio de la evolución de las cotizaciones como series temporales, sin tener en cuenta la empresa que subyace bajo el título. En análisis técnico importa la gráfica y no el nombre de la empresa ni su sector. No interviene a qué se dedica la empresa.

Podrías hacer un análisis técnico de la cotización de un título, sin saber qué empresa es, y tendrías el mismo resultado.

Este tipo de análisis surge a finales del Siglo XIX, con su origen en Wall Street, y su principal impulsor fue Charles Henry Dow, e intenta predecir las futuras tendencias en el precio de las cotizaciones.

El objeto de estudio en el análisis técnico es la gráfica, y de ahí que se le considere comúnmente como Chartismo, de la gráfica (Chart).

Complementar estos dos tipos de análisis, determinar las tendencias alcistas o bajistas de una cotización, con el estudio del riesgo financiero y la evolución de la empresa que subyace bajo la cotización, ayuda a tener una comprensión mas profunda del movimiento de los precios del título.

Si te ha gustado este post compártelo:
error

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Neofito .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios Hostinger.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en el Aviso Legal.

RSS
Follow by Email
Facebook
Twitter